El coche en el taller

Otra vez me ha pasado, ya tengo el coche en el taller otra vez, ese coche no deja de darme problemas por eso estoy decidiendo si lo vuelvo a arreglar o me deshago de él de una vez por todas. Le tengo mucho cariño al viejo coche, pero es que ya me está saliendo demasiado caro y la verdad es que no están los bolsillos para grandes dispendios.

Una de las cosas que hago ahora es buscar pieza coche en todos los desguaces online que me encuentro en internet y la verdad es que puedo comprar las piezas bastante económicas, el problema es llevar el coche al taller para que le sustituyan la pieza estropeada. Mi padre me dice a plan de broma que me busque un novio mecánico y así soluciono dos problemas el del coche y el de mi soltería.

La opción de comprar un coche nuevo cada vez me atrae más, bueno nuevo no, de segunda mano. Sé por experiencia que algunos de estos coches dan problemas pero también es cierto que si tienes suerte comprarás un coche de segunda mano para toda la vida y eso es lo que busco yo, por eso me voy a asesorar con los profesionales y así voy sobre seguro. Mi padre me acompañará porque desgraciadamente, si una mujer va a un taller solo todavía se tiene la creencia de que va a ser fácil estafarla y engañarla, por lo que me curo en salud y así evitamos malos entendidos que nos pueden llevar a cometer actos que no deseamos. Parece mentira que en pleno siglo veintiuno todavía haya tanto machismo y desigualdad en muchos aspectos de la vida, la verdad es que todos los días luchamos por una vida en igualdad de oportunidades y en vivir como iguales, pero solo hay que darse una vuelta por un taller mecánico de  pueblo o por un desguace, si la mujer va con el marido no pasa nada, casi ni te ven, pero si por el contrario va la mujer sola, te miran como si fueras un bicho raro, como si no pudieran entender porque hay una mujer en su templo sagrado. En fin, estas cosas pasan todavía, doy fe de ello, por esta causa las mujeres tenemos que ir acompañadas de un hombre en determinadas ocasiones, espero que eso cambie algún día y que nuestras hijas o nietas puedan andar por cualquier lado sin problema alguno.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *